Estás en :

Cómo enfrentarte (y superar) un nuevo reto cada día

micro

La semana pasada fuiste a la presentación del último libro de una de tus autoras preferidas. Como en otras ocasiones, llevaste un ejemplar para que te lo firmara, así que, cuando acabó el acto y todas las asistentes se arremolinaban a su alrededor para saludarla y conseguir también su firma, allí estabas tú, con la firme intención de no marcharte de allí sin lo que habías ido a buscar. Y, así fue. Esta situación, que puede resultar cotidiana para unos, para ti y para otras muchas, no lo es. En aquel momento, se sentiste una heroína y te fuiste pensando: “A partir de ahora, ¡puedo con todo!”

Puede que tu “miedo” no tenga nada que ver con conseguir un autógrafo de tu autor favorito, y que lo que a ti te pone de los nervios es hablar en público, enfrentarte a alguna persona sobre una cuestión que te incomoda o solicitar en el trabajo un par de días de vacaciones. El caso es que todas experimentamos cada día pequeños miedos. Pero, la buena noticia es que con determinación y voluntad se puede aprender a controlarlos.

Aunque no lo creas, el miedo es bueno
Reconocer las sensaciones que preceden al miedo es la mejor forma de aprender a dominarlo. La falta de aire, taquicardia, tensión muscular, dolor abdominal… todos estos síntomas están asociados a una situación que nos asusta. Sin embargo, esto no es malo, ya que todas estas sensaciones son la forma en que el miedo nos protege. “Ahora bien, no debemos dejar que esta emoción pase de ser un aviso a convertirse en la que maneje nuestros pensamientos y dirija nuestros actos. Somos nosotros los que debemos decidir cuándo hacerle caso y cuándo plantarnos y decirle: ‘Vale, te he escuchado, pero ahora decido yo’”, sostiene Borja López, psicólogo en Somos Psicólogos.

¡Plántale cara a tus limitaciones!
Ante los pequeños miedos diarios hay que ser valiente y afrontarlos. Y es que, “pocas cosas hay tan gratificantes como la sensación de haberlos superado. Para ello, hay que salir de nuestra zona de confort y exponerse poco a poco a aquello que nos asusta”, asegura el psicólogo. Por ejemplo, ¿no puedes evitar los nervios cuando tienes que hablar en público? Tranquila. De la mano del psicólogo Borja López te damos algunos consejos que seguro que te ayudarán a superar este y otros miedos cotidianos.

Si, por ejemplo, te paraliza el hecho de tener que dirigirte a un grupo de personas y te gustaría superarlo, “empieza por hacerlo delante de amigos o durante una reunión de vecinos. Más adelante, aumenta el número de personas presentes. Verás como te sientes cada vez más segura”, aconseja Borja. Otra forma de ir superando este tipo de situaciones es utilizando la imaginación.  “Visualízate el día de antes haciendo una pregunta: ‘Buenas tardes, verá, me parece muy interesante lo que comenta. Sin embargo, no sé si le he entendido bien…’ Cuando vayas a formular la pregunta, te resultará mucho más sencillo”, concluye el psicólogo.

También ayuda repetirse mensajes positivos, y del todo objetivos, a una misma, tales como: “Lo he hecho antes y muy bien, nadie me está evaluando…”. Esto ayudará a que te tranquilices, desdramatices y tu miedo “se desmonte”.

Este mes lo dedicamos a las mujeres fuertes, ¡como tú! con la Birchbox Living Pink. Suscríbete y empieza a descubrir tus nuevos favoritos.

Imagen: Carlota via Flickr.

Eva

One comment Deja un comentario
  • Traicy

    Muy bueno el post, me ha encantado!!!

    Respuesta

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad