Estás en :

6 errores que cometemos al aplicarnos el labial

Los errores más comunes y las soluciones que utilizan los profesionales.

Birchbox-How-To-Apply-Red-Lipstick-700x400

Los errores más comunes que cometemos a la hora de aplicarnos un labial y cómo solucionarlos rápidamente:

  1. 1. No exfoliarlos, no hidratarlos. Si lo hacemos en nuestro rostro, ¿por qué no hacerlo también en nuestros labios? Eliminar las células muertas es esencial para que el color dure mucho más y obtenga todas las propiedades del producto. Cuando lo hagas, es importante hidratarlos intensamente para evitar que se resequen: el aceite de coco o los bálsamos que contengan miel, manteca de karité o aceite de oliva son las opciones más nutritivas.
  2. 2. Prescindir de un delineador. Si sigues pensando que el delineador de labios se quedó varias generaciones atrás, es hora de reconsiderarlo. No solamente sirve para delimitar la forma de los labios: si lo utilizas marcando la X y el centro del labio inferior (como en este sencillo tutorial) aumenta visiblemente el volumen de los labios.
  3. 3. Desconocer qué fórmula le sienta mejor a nuestros labios. Fórmulas diferentes implican diferentes aplicaciones. Si estás buscando un labial cuya duración sea muy larga, una formulación mate es la mejor opción. Eso sí, deberás tener en cuenta que suelen ser formulaciones que secan los labios si antes no hemos aplicado un poco de vaselina o bálsamo. ¿Buscas un acabado más cremoso y luminoso? Opta por las barras de labios convencionales, pero ten en cuenta que su duración será menor y que deberás fijar el resultado con polvos translúcidos para un mejor aguante. Cómo no, también deberás tener en cuenta el estado de tus labios: es posible que en verano agradezcan una formulación mate, pero también es probable que en invierno resequen la dermis.
  4. 4. Empezar a aplicarlo en el labial inferior. La forma correcta de aplicarlo es esta. Recuerda que es muy importante empezar por el centro del labio superior: de esta forma intensificarás el puente.
  5. 5. No elegir el tono que realza más nuestros labios. Para ello, debemos conocer la subtonalidad que tiene nuestra piel: si suele tirar más hacia un rosado, los labiales rojos, rosas y nude con subtonalidades azules y lilas armonizan de forma mágica el rostro. Si por lo contrario tu rostro suele tirar más a amarillo, los labiales con subtonalidades naranjas y verdes serán la mejor opción.
  6. 6. Poner demasiadas capas. Cuantas más capas pongas en tus labios, más fácilmente se desvanecerá el color. Si no puedes vivir sin un bálsamo labial, busca una barra de labios que contenga vitamina E o manteca de karité. Si buscas un acabado muy brillante, evita poner un gloss encima de una barra de labios y opta por un gloss que tenga color. El color durará más, ¡y ahorrarás más tiempo!

¿Aún no formas parte de Birchbox? No te pierdas la cajita de Septiembre.

 Mònica Julià

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad