Estás en :

Más que andar: ¡Apúntate al Power Walking!

walking

Si a pesar de habértelo propuesto muchas veces (y seguir nuestros consejos), te has dado cuenta que el running no es lo tuyo. ¡No te castigues! ¡Tenemos la solución! Es tan sencillo como caminar. Bueno, andar mucho y rápido. Eso tan sencillo que hacemos cada mañana camino al trabajo, se llama ahora Power Walking y puede ser la solución para ponerse en forma para las más torpes o perezosas. Al fin y al cabo, ¡llevamos andando casi toda la vida! 

Eso sí, para que te sirva como actividad física,  debes hacer algo más que pasear tranquilamente mientras envías whatsapps y miras escaparates. El Power Walking o Smart Walking es una magnífica opción “para iniciarse en el running o para las primeras sesiones cuando aún tienes un nivel inicial muy bajo. También es la gran alternativa para las que no les gusta correr o la forma perfecta de moverse el día de descanso activo de las runners”, explica Jordi Notario, Técnico de Fitness de los gimnasios DiR y profesor en la Akdemia DiR. De hecho, es la manera más fácil de hacer deporte en compañía. ¿A quién no le apetece quedar para desconectar y despejarse durante una horita? Eso sí, conviene mantener un “buen ritmo” y una postura correcta.

¡No mires las zapatillas! En cada sesión tendremos que recorrer una distancia mínima de 5 Km, que tardarás en completar entre 45 y 55 minutos sin dejar de caminar ni un momento. Igual que en otros deportes, “podemos diseñar distintos tipos de sesiones según los objetivos que persigamos”, apunta Jordi. Así que en función del entrenamiento que busquemos variará el tipo de zancada, la velocidad, los intervalos… Eso sí, cada sesión tendrá una estructura básica que no varía:

  1. Calentamiento.
  2. Parte principal (Durante la cual desarrollaremos la sesión específica según los objetivos)
  3. Vuelta a la calma y recuperación.
  4. Por último, ya sabes, los estiramientos.

Durante la “caminata”, no olvides que la postura es especialmente importante en estas sesiones. Recuerda:

  • Intenta que los hombros se queden atrás y abajo.
  • La mirada lejos y al frente. Mantén la cabeza bien alta… ¡No mires las zapatillas!
  • Pecho arriba (¡camina con orgullo!)

Si además, mantienes el abdomen activado, protegerás la zona lumbar. ¡Inténtalo! Verás que con la práctica, en poco tiempo lo harás casi de forma inconsciente.

¡Apúntate al Power Walking! La versión menos exigente del running pero con los mismos beneficios y que, además, te permitirá coger aire para hablar con tus compañeros de sesión. 

Eva

Foto de s myers, que cuenta con algunos derechos reservados

2 comentarios Deja un comentario
  • Javier

    Yo ya lo practico,… casi hasta corro!!!

    Respuesta
  • Belleza

    Puff siempre he odiado correr, a mi lo que mas me gusta es hacer ciclo. :P

    Respuesta

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad