Estás en :

Hogar, dulce hogar… Descubre el lado positivo de la vuelta a la rutina

agenda

Ya han pasado tiempo desde las últimas vacaciones y estás inmersa en la vorágine del día a día: la vuelta a casa, al trabajo, al gimnasio, a las rutinas diarias… En cuestión de horas has pasado de la ausencia total de horarios al ritmo monótono de cada otoño. Ante ti se despliegan interminables “to do lists”, cargadas de tareas que, a priori, no son lo más apetecible, pero… ¡Sorpresa! Tenemos una buena noticia: la rutina, pese a su mala fama, es buena. Para las escépticas, vamos a mostrar su lado más positivo y demostrar que puede ser el aliado perfecto en nuestro día a día para encontrar y disfrutar de la estabilidad y seguridad que proporciona.

¡Bendita rutina! 

“La rutina es básica para el bienestar físico y psicológico del ser humano, ya que si no, viviríamos en un caos emocional. La clave está en transformarla en una aliada de nuestro día a día. Desde el punto de vista laboral, este año, más que nunca, volver a la rutina es un privilegio, ya que significa que te has podido ir de vacaciones. Hay que ser positivo y valorar la suerte de reincorporarnos a una rutina”, afirma Carmen Terrasa, Life & Executive coach.

Quizá no te habías planteado que la rentrée y su rutina pudieran ser algo positivo, pero, de hecho, como dice Carmen Terrasa, “es bueno vivir con horarios fijos, ya que eso nos permite vivir mejor. Lo que debemos evitar es caer en la rigidez extrema. Saber compatibilizar la monotonía de unos horarios fijos con elementos de creatividad es un reto importante”, apunta Terrasa.

Si encuentras ese equilibrio, la rutina te proporcionará numerosos beneficios, como “comodidad y seguridad, ya que nos libera de tomar decisiones con mucha frecuencia y de evaluar sus consecuencias. También nos ayuda a organizar nuestro tiempo y a distribuir nuestras actividades diarias con mayor eficiencia”, explica la coach. Y todo ello repercute aumentando nuestro bienestar.

Saltarse los horarios es sano

Para poder avanzar en nuestro crecimiento personal necesitamos objetivos. No es necesario que sean “grandes metas”, basta con que esos objetivos nos sirvan de referencia para fijar nuestro siguiente paso en la vida. Y es que “todos necesitamos despertarnos cada día con algún objetivo por el que luchar”, asegura la coach. Es la forma de que el camino serpentee, de que tomemos decisiones que nos hagan salir de lo previsto y lo establecido, al menos momentáneamente. “De esta manera incrementaremos la creatividad, agilizaremos las conexiones entre neuronas y resolveremos los problemas más fácilmente. Eso no significa que tengamos que hacer algo excéntrico o extremo, si no realizar pequeños cambios, detalles sutiles”, aconseja Carmen.

Para un aterrizaje sin sobresaltos

Se mire como se mire, volver a la rutina diaria requiere una buena dosis de optimismo. Además de esta actitud positiva, la coach nos recomienda poner en práctica algunos sencillos consejos para hacer que la vuelta a casa no se convierta en un “drama”:

1. ¡Duerme! Lo ideal es que unos días antes vayas adecuando el ritmo del sueño y “te obligues” a dormir ocho horas.
2. Organízate. Planifica tus obligaciones comenzando por lo importante pero no urgente, y no olvides dejar espacio para el ocio.
3. Cuídate. Vuelve al gimnasio, sal a correr, coge la bici… Elige el deporte que quieras, pero que te guste y opta por una buena alimentación.

Si a las sugerencias de Carmen añadimos una actitud amable y una buena sonrisa… ¡la cosa sólo puede ir rodada! ¿Te animas? 

Eva

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad