Estás en :

6 películas navideñas para superar el empacho

Picture-5

Hemos superado la primera etapa de la Navidad. ¡Enhorabuena! Pero todavía quedan muchos regalos por envolver y muchas comidas y cenas familiares a las que acudir. Pero sobre todo, andamos algo zombies, tratando de digerir ingentes cantidades de comida y dulces que nos hemos llevado al cuerpo en las últimas 48 horas. El plan que te proponemos: quédate en pijama, ponte una infusión digestiva y da cuenta de la maratón de películas navideñas que propone nuestra editorial manager Cristina, cinéfila y experta en cultura pop de la casa. Recomendamos mantener unos pañuelos de papel a mano, estas películas van directas a la yugular emocional.

Clásicos que te devolverán la fe en la Navidad

¡Qué bello es vivir! Nadie mejor que Frank Capra y su positivismo para explicar los valores de la Navidad. ¡Qué bello es vivir! Cuenta las andanzas de un hombre de familia, generoso y desprendido, George Bailey. Tras el crack del 29 ve su suerte caer en picado y las deudas amenazan el bienestar de su familia. Su única salida es vender su negocio (y casi su alma) a un banquero ruín. Bailey decide que su situación es insostenible y quiere suicidarse, un ángel algo torpón que necesita una buena acción para ganarse sus alas, entrará en acción devolviéndole a Bailey las ganas de vivir (y los espectadores de varias generaciones la fe en la humanidad).

El bazar de las sorpresas: De la mano de Ernst Lubitsch, elegimos esta bonita historia de amor de lo más contemporáneo (de hecho, es la película que inspiró Tienes un email) ambientada en estas fiestas. Dos empleados de un pequeño bazar en Budapest (otra vez James Stewart) sobreviven a la temporada navideña llevándose algo mal (en la época aún no se hablaba de tensión-sexual-no-resuelta) y depositan sus esperanzas en un romance por carta que cada uno de ellos ha emprendido en paralelo. Obviamente, acabarán descubriendo que la persona de su romance epistolar son ellos mismo, pero antes tendremos un buen rato de enredos, romanticismo y fino humor, que sentaría las bases de la comedia romántica.

La navidad de Charlie Brown: Snoopy no tiene buena fama en nuestro país. Mascota y símbolo de todo lo pijo en los años ochenta, esa asociación nos impidió ver la grandeza del can antropomórfico y la pandilla de los Peanuts. Quizá es un buen momento para redescubrir la sensibilidad de las criaturas de Charles M. Schulz a través de una de sus joyas: el especial navidad que se emitió en la CBS en 1965 (y desde entonces se ha emitido todas las Navidades en Estados Unidos en uno u otro canal). Se acerca la Navidad y Charlie Brown se siente algo triste, pero a los regalos, tarjetas y decoraciones navideñas, cree que estas fiestas se han vuelto demasiado comerciales y quiere saber lo que significan realmente…

Un clásico contemporáneo

Love, actually: ¿Qué decir de Love, actually? Simple y llanamente, se ha convertido en el ¡Qué bello es vivir! de nuestra generación, en cuanto que su visionado ya forma parte de nuestras tradiciones navideñas. Año tras año, acabamos seducidos por esta película coral que, más que hablar de cómo encontrar el amor, nos describe las grandezas e hilarantes miserias de las que somos presa cuando estamos enamorados. Las diferentes historias arrancan cinco semanas antes de Navidad y concluyen a la vez (y extremadamente entrelazadas entre ellas) en la obra de teatro de Navidad de un colegio. Un elenco con la flor y nata de actores británicos (algún cameo made in USA y el sheriff de The Walking Dead, ¿qué más se puede pedir?), hace el resto de esta ligera comedia.

¡Bendita nostalgia!

Gremlins: Las reglas son fáciles: no exponerlos a luz brillante, no mojarlos y sobre todo, no darles de comer después de medianoche. Pese a tan sencillas normas, la llegada del pequeño Gizmo a un pueblito americano -por supuesto, justo para Navidad- crea un auténtico caos. Joya del cine juvenil de los ochenta (sí, mi infancia), mezcla un terror apto para todos los públicos con comedia no menos asequible, como la hilarante escena en el cine donde los gremlins se reunen a disfrutar de Blancanieves. Como buena peli de la época (dirigida por Chris Columbus, pero con el sello de Spielberg, que la produjo), las aventuras vienen cargadas de valores y crecimiento para sus protagonistas. Un clásico.

Los fantasmas atacan al jefe: Lo confieso, una de mis películas navideñas favoritas. Revisión yuppie del cuento de Navidad, esta película protagonizada por Bill Murray es divertida y algo espeluznante a ratos. Murray, en esa época aún identificado con su papel de Cazafantasmas, encarna a un ambicioso productor de televisión que prepara una adaptación del Cuento de Navidad de Charles Dickens. Sin ningún tipo de escrúpulo y menos espíritu navideño, el protagonista acaba viviendo su propia versión del relato, al recibir la visita de los tres fantasmas y, por supuesto, entender de qué trata la Navidad y recuperar la generosidad perdida. 

¿Cuáles son tus películas preferidas para esta época? ¡Ayúdanos a completar esta lista! 

Cristina

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad