Estás en :

Siete señales de que necesitas vacaciones

pool-party-700x467

¿Falta de concentración? ¿Maletas cogiendo polvo en el armario? ¿Minivestidos playeros que usas para estar por casa?… Si has contestado con tres síes, sin duda, ha llegado el momento de coger esos vestidos, meterlos en la maleta y tomarte unas merecidas vacaciones. Con la Birchbox de Junio, ¡Vámonos!, nos hemos propuesto desconectar y rendir homenaje a esas pequeñas o grandes escapadas veraniegas que nos llenan las pilas para el resto del año.

Ahí van 7 señales que te convencerán de que es hora de desconectar.

Señal 1: Las fotos de tu Instagram se reducen a selfies en casa. Está claro que ya eres una experta en el mundo de los selfies y que cada vez sales más favorecida. Pero, ¿no crees que ya es hora de cambiar lo que te rodea? Y no es que tu piso no se merezca salir en las redes, pero una montaña, la playa o una terracita junto al mar quedarían genial en tus próximas fotos.

Señal 2: No tienes ni idea de dónde está tu maleta. ¡Infalible! Si no recuerdas dónde está tu maleta, si la prestaste a alguien o si está almacenando polvo en algún rincón de tu piso, sin duda, ahí tienes otro aviso de que necesitas unas vacaciones en cuestión de días. Así que, haz memoria y ¡recupera tu maleta, ya!

Señal 3: Tus conversaciones comienzan con un melancólico: “Me acuerdo una vez que fui a…”. Si más de una vez has detectado que tus amigas ponen ese típico gesto que está queriendo decir: “¡Noooo! ¿Es posible que esté contando por enésima vez la historia del chiringuito”. Sin duda, ya es hora de renovar el repertorio de anécdotas. Piensa que no sólo es bueno para ti. Este invierno, tus amigas también te lo agradecerán.

Señal 4: El bronceado de tus brazos te delata. Todavía es pronto para lucir un bronceado intenso, pero, los primeros días de sol ya te han dejado esa marca que sólo unos días de vacaciones puede borrar. Quizá baste con un fin de semana de playa o piscina, pero, ya puestos, una semana de relax no te vendría nada mal, ¿no crees?

Señal 5: Vives en un microclima propio. No eres consciente de las altas temperaturas que marcan los termómetros. Vas del aire acondicionado de casa, al del coche, y de éste, al de la oficina. Sólo cuando ves los termómetros callejeros o las noticias en la televisión, te entran los sudores al enterarte de que superamos los 30 ºC. ¿Ya no te acuerdas de que en verano hace calor? Pues sí, y además, te puedes refrescar en la playa.

Señal 6: El despertador emite una melodía “inaudible”. Como si se tratara de un fenómeno paranormal, desde hace unos días la melodía “de siempre” de tu despertador, no tiene ningún efecto sobre ti. No es que tengas el volumen bajo, es que parece emitir en otra frecuencia que tu oído no detecta. Puede que éste sea un recurso del cerebro para ignorar aquello que no queremos oír, pero nosotras creemos que es una señal de que necesitas unas vacaciones (…o una visita al otorrinolarengólogo).

Señal 7: Donde los demás ven un código QR, tú ves una playa con palmeras. O dicho de otro modo, la mente está empezando a enviarte señales “desesperadas”. Se trata de casos extremos y excepcionales, pero hay quienes han experimentado cosas del tipo saborear un café con regusto a piña colada. Aunque esto son exageraciones, si crees que no andas muy lejos de llegar a ese punto, ahí tienes la 7ª señal de que es el momento de colgar el cartel de “Cerrado por vacaciones”.

No te pierdas la Birchbox de Junio con un divertido neceser de regalo y todos los productos que necesitas para darle la bienvenida al verano. 

Eva Carnero

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad