Cuatro bebidas calientes para una tarde relajante

hotlemon

Parece que definitivamente podemos dar por inaugurada la temporada del frío. Lo que significa que ha llegado el momento de prepararse el kit “como en casa en ningún sitio” compuesto por: manta, calcetines de lana, rinconcito en el sofá y una taza caliente de… ¿café, té, chocolate, infusión…? ¿Seguro que no hay opciones más originales? En Birchbox siempre tratamos de descubrir cosas nuevas, así que te proponemos, de la mano de la nutricionista María González Neira del Equipo de Nutrición del Centro Pronaf, cuatro bebidas que te demostrarán que hay todo un mundo más allá del café con leche o el té verde.

¡Ponte las pilas!
¿Por qué no pruebas a saltarte el café con leche de todos los días y te preparas un energético batido caliente de muesli casero con trocitos de plátano? “Los cereales del muesli son ricos en fibra e hidratos de carbono complejos, lo que les hace ser óptimos para el aporte de energía y la sensación de saciedad”, explica la nutricionista, quien señala que “las frutas desecadas, aunque ricas en azúcares, son una importantísima fuente concentrada de minerales (calcio, hierro y potasio), vitaminas (Provitamina A, tiamina y niacina) y fibra.”

Con estos ingredientes, el batido ya estaría deliciosp, pero si le añadimos unos trocitos de plátano “incrementamos la aportación de agua, hidratos de carbono, fibra, vitaminas y minerales,” apunta María. Por último, nos recuerda que la dosis extra de energía para salir de casa con ganas de comerte el mundo, la obtenemos de los frutos secos ¡No te los olvides!

Ingredientes: Muesli casero (copos de avena, copos de trigo integral, orejones, pasas y frutos secos), plátano, leche desnatada.

Break proteico
Para no llegar desesperada a la hora de la cena, puedes prepararte a media tarde un batido caliente de avena y cacao. “La avena es un alimento muy completo con efecto saciante debido a su contenido en almidón y fibra. Además, al mezclar la avena con la leche, las proteínas de ambos alimentos se combinan consiguiendo una proteína completa”, sostiene la nutricionista.

Un tip extra para golosas: Si te parece un poco “soso”, puedes darle un toque con una cucharadita de cacao, “pero mejor si es natural, por su aporte en antioxidantes”, aconseja la experta.

Ingredientes: Queso batido, leche desnatada, copos de avena y cacao.

Para dormir como los ángeles
Llegas a casa, te quitas los zapatos, te pones cómoda y te preguntas: ¿Qué podría cenar que fuera calentito, reconfortante y… que esté listo en un santiamén? Bien, pues aquí tienes la respuesta: caldo de lechuga. ¡Sí! Vamos a preparar un caldo, no una ensalada. Y es que, “la lechuga por su alto contenido en agua y potasio y su bajo aporte en sodio, es un alimento idóneo para la eliminación de líquidos y sustancias de desecho y, por tanto, muy aconsejable para finalizar el día con un buen estado de hidratación”, explica la nutricionista, quien nos recuerda los efectos sedantes de la lechuga silvestre.

Ingredientes: Lechuga, cebolla, pimienta blanca y sal.

¿Quieres mantener los resfriados a raya?
Si eres fan de las infusiones, ¡no te cortes! Según María González, “son bebidas muy saludables que se pueden tomar a cualquier hora del día”. Para salir un poco de las más habituales, te proponemos una que te encantará: infusión de limón. “El alto contenido en vitamina C y ácido cítrico ayuda a prevenir infecciones y estimula el sistema inmune”, asegura la nutricionista.

Un tip “anti-ácido”: ¿Encuentras la infusión de limón demasiado ácida? Añádele una cucharadita de canela. ¿Mejor?

Ingredientes: Taza de agua caliente, zumo de limón y 1 cucharadita de canela en polvo.

 

 

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad