Estás en :

Cómo elegir y aplicar (bien) el colorete

Leila5

El blush – o más conocido como colerete – se ha convertido en uno de los infalibles para iluminar nuestro rostro en estas noches de verano. De forma fácil, rápida y duradera, es el paso que aporta ese toque de ‘buena cara’ al rostro pero ¿lo estamos haciendo bien? Sigue estos consejos para ser una experta de los coloretes y aplicarlo como una profesional:

Leila2

Decide el tipo de colorete que es mejor según tu tipo de piel. Aunque en realidad cualquier colorete es apto para nuestra piel, es importante tener en cuenta que las pieles secas agradecen más los coloretes tipo crema o mousse como la paleta How ‘bout them apples? de theBalm o el bálsamo rosado de Akane. En cambio, para las pieles grasas es más adecuado utilizar colorete en polvo. En nuestra tienda encontrarás el Sleek Pomegranate, ideal para pieles claritas, o los duraderos Instain de theBalm en diferentes tonos. Para pieles ligeramente oscuras que buscan un acabado muy natural, los soft blush de Ainhoa son perfectos.

¡Que no se te olvide el tono adecuado! Los tonos más favorecedores son los que se asemejan al tono de piel natural: los rosados para pieles claras y los melocotones y tierra para pieles más oscuras. Un truco: el color ideal para tu tez es el que obtiene después de hacer ejercicio, o bien después de tener un ataque de risa. Fácil, ¿verdad?

Leila3

Hora de aplicarlo… Primero, tienes que encontrar el punto central en el que vas a aplicar el blush o colorete. La forma más divertida es sonreír mucho: el “moflete” que sobresale es el punto inicial (ya ves que hoy la cosa va de reírse). Otra forma para saberlo es trazar una línea (imaginaria) desde el centro del iris hacia abajo y otra por debajo de la nariz en forma horizontal: cuando coincidan ambas habrás encontrado el punto clave.

Leila1

Aprende a jugar con el colorete y contornear tu rostro. Una vez hayas encontrado el punto en el que tienes que empezar, tendrás que tener en cuenta el tipo de rostro que tengas para contornearlo de la forma correcta. Si tienes el rostro redondo, deberás aplicarlo en forma de triángulo, trazando una línea imaginaria desde la comisura del labio hasta la sien. Si es ovalado o ya se te marcan de forma natural los pómulos, aplícalo en forma de círculo para suavizar los rasgos. Si, en cambio, tienes el rostro cuadrado o con el mentón muy marcado, deberás aplicártelo de forma horizontal.

Leila4

Para coloretes en polvo, utiliza una brocha adecuada, como las de D’Orleac. Una vez tenga los polvos aplicados, sacúdela ligeramente para no pasarte de colorete y aplícalo con una pincelada. ¡Lista!

Recuerda: aplicar el colorete es el siguiente paso después de maquillar ojos y labios. Así, verás la intensidad que necesita tu rostro. Después de aplicarlo, procede con los polvos fijadores o invisibles para mantener tu maquillaje intacto… ¡hasta el amanecer!

¡Seguimos de rebajas! Encontrarás los coloretes de Birchbox con descuento en nuestra tienda. ¿Aún no formas parte de Birchbox? ¡Suscríbete!

Mónica

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad