¿Nos hemos lavado mal las manos todo este tiempo?

Descubre el método de 8 pasos para librarte de los gérmenes y bacterias

Lavarse Manos Cabecera

Parece que no haya nada más rutinario y fácil de hacer que lavarse las manos, ¿verdad? Mojarnos las manos, enjabonar y aclarar: tres sencillos pasos que, según la Organización Mundial de la Salud no son suficientes para tener las manos bien limpias y libres de gérmenes.

¿Lista para descubrir el mejor método? Es una rutina de 8 pasos que, de media, debería durar unos 30 segundos. Para que te hagas una idea, es el tiempo que tardas en cantar dos veces el estribillo de Bajo del Mar de la película La Sirenita.

Cómo Lavarse las Manos Rosa

Una vez termines este proceso, llega el momento de secarse las manos, que también tiene truco. Si estás en un baño público, lo más seguro sería utilizar un paño desechable y, una vez te has secado las manos, utilizarlo para cerrar el grifo. A este consejo de la OMS nosotras añadimos que antes de tirar el papel puedes utilizarlo para quitar el pestillo y abrir la puerta, ¡ninguna bacteria resistirá eso!

Ahora que sabemos el cómo, ¿cuándo? Normalmente nos lavamos las manos antes de comer y de cenar, al usar el baño y cuando vamos a manipular alimentos. Pero, según el Centro para la Prevención y Control de Enfermedades, hay muchas otras circunstancias que también requieren lavarse las manos:

  • – Antes y después de atender a alguien que esté enfermo.
  • – Antes y después de tratar una cortadura o herida.
  • – Después de cambiarle los pañales a un niño o limpiarlo después de que haya ido al baño.
  • – Después de soplarse la nariz.
  • – Después de tocar animales, sus alimentos o sus excrementos.
  • – Después de toser o estornudar.
  • – Después de tocar basura.

Y tampoco está de más lavarnos las manos al llegar a casa o después de estar utilizando el teclado del ordenador o del teléfono. En total se calcula que son unas 7 u 8 veces al día (dependiendo, claro está, de tus rutinas y tu día a día).

Aún así, no podemos olvidar que un exceso de agua, fricción y jabón puede dañarnos la piel. Para evitarlo en la medida de lo posible, es recomendable utilizar agua tibia y un jabón que respete el pH de la piel. Por ejemplo puedes utilizar la pastilla de jabón de Castilla de Dr. Bronner’s, que es orgánica, biodegradable, de comercio justo y vegana. 

Ariana Argudo

¿Aún no formas parte del universo Birchbox? Suscríbete ahora y recibe la cajita de este mes. 

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad