8 cosas que tienes que saber sobre el iluminador

Incluido en la Birchbox de este mes

sdsdsd (1)

Pensábamos que lo sabíamos todo sobre él pero no. Incluido en la Birchbox de este mes de la mano de Laqa&Co (¡y en todas las cajitas!), el iluminador ha revolucionado el concepto del maquillaje. Solo en Londres, durante el año pasado, sus ventas se dispararon un 48,5% (las ventas de los labiales crecieron solamente un 16%).*

1. Su misión es destacar las zonas más elevadas de nuestro rostro. Se aplica encima de los pómulos y en la sien, en el arco de las cejas, encima del labio superior, a lo largo de la nariz y en la barbilla. Esas son las zonas comúnmente conocidas pero es importante tener en cuenta que dependiendo de la forma de nuestro rostro, podremos prescindir de aplicarlo en cierto lugar. Por ejemplo, si tenemos una barbilla muy pronunciada, aplicar iluminador allí la pronunciaría aún más.

2. Mejor si es en stick. Aunque hay varios tipos de iluminadores (en crema, líquidos, en polvo…) el formato que más triunfa es el de stick o en lápiz. Los motivos: es muchísimo más práctico y manejable y no precisa de una brocha, esponja o pincel. Y el efecto es igual de natural. Solo tienes que aplicarlo y difuminarlo con tus dedos.

3. El maquillaje más icónico de las parisinas. ¿Cuál era el producto de maquillaje que siempre salía en las portadas de las revistas parisinas? Fueron las francesas las que hicieron del iluminador el producto de maquillaje tendencia y, más importante aún, imperecedero.

4. Es probablemente el producto de maquillaje que sienta increíble a todo el mundo por igual. Dependiendo de la forma de nuestro rostro, del tono de nuestra piel o del tamaño de nuestros ojos, hay maquillajes que suelen potenciar más o menos nuestras facciones. Mientras que un labial rojo con subtono naranja suele ser más difícil a la hora de aplicarlo y combinarlo, el iluminador sienta bien a todo el mundo.

5. Un iluminador es también una perfecta sombra de ojos. En Birchbox somos muy de utilizar un mismo producto para varias finalidades y, oye, funciona. Concretamente, un iluminador es perfecto para asentar un maquillaje de ojos. Utilizarlo en la zona del lagrimal será un acierto. ¡Verás qué luz!

6. Nació como una oda al maquillaje natural y favorecedor. Fue la técnica del strobing la que salió en contraposición al contouring hace poco más de cuatro años. Por un lado, el contouring proponía estructurar el rostro con el uso de un bronceador y de un corrector muy claro, mientras que el strobing consiste en usar solo un iluminador en las zonas del rostro que queramos destacar de forma natural.

7. Hay varios tonos de iluminadores. Hoy en día podrás encontrar miles de iluminadores que tienen un subtono determinado. Mientras que los más nacarados y plata suelen sentar de fábula a los rostros más pálidos y fríos, los más amarillos y color tierra sientan mejor a los más cálidos y amarillos. ¿Dudas? Opta siempre por un tono champagne. Es el que sienta mejor a todo el mundo. Nuestra recomendación: el iluminador en stick de Laqa&Co incluido en la Birchbox de este mes.

8. ¿Acabado nacarado, con purpurina, mate…? Hay iluminadores menos brillantes y otros que tienen un efecto algo más purpurinoso. ¿Sabías que los maquilladores profesionales suelen utilizar un iluminador con un brillo muy sutil? Eso es debido a que, bajo la luz de los focos profesionales de un estudio o una pasarela, es el que queda más favorecedor. Sin embargo, para el día a día, es más adecuado utilizar un iluminador con un brillo y pigmento más grande, como el de Laqa&Co incluido en la Birchbox de este mes.

*NDP Group © Statista 2016

El iluminador en stick de Laqa&Co está incluido en todas las cajitas de este mes. Hazte con la Birchbox de Diciembre aquí.

One comment Deja un comentario
  • Isabel Gutiérrez armario

    Me gusta el maquillaje y saber hacerlo

    Respuesta

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad