Estás en :

Seca, mixta o grasa. ¿Qué tipo de piel tienes realmente?

Nov_Sensitive_Skin_Dos_Donts_Hero

Siempre se habla sobre la importancia de cuidar la piel correctamente, mantenerla bien hidratada y nutrirla con todo lo que necesita, pero seguramente te preguntarás… ¿Pero qué es lo que necesita mi piel? Cada piel es un mundo, como cada persona, y por eso precisa un cuidado específico. Debes mimar tu piel con lo que ésta necesita. Y para ello, debes conocerla. ¿Qué tipo de piel tienes? Descúbrelo con esta sencilla guía:

1) PIEL NORMAL

Comencemos por lo fácil.  “Normal” no es una piel libre de ‘problemas’, sino una piel equilibrada: ni muy seca, ni muy grasa, ni “confusa” -es decir, a veces más seca, a veces más aceitosa-. Es fácil de tratar ya que acepta la mayoría de cosméticos del mercado.  ¿Crees que tienes piel normal? La tienes sí:

  • Ni es seca ni es grasa, aunque ocasionalmente puede estar algo brillante o un poco seca.
  • Textura suave, sensación de bienestar.
  • Poros pequeños.

¿Qué productos usar? Estas pieles aceptan prácticamente todos los cosméticos del mercado, pero ¡no te confíes! Si usas un producto para pieles grasas podrías resecarla, y si es para pieles secas, engrasarla. Si en épocas concretas notas más sequedad o engrasamiento en zonas concretas, no caigas en la tentación de buscar un producto para pieles específicas. Sigue siempre tu línea habitual de cuidados.

2) PIEL SECA

La mayoría de las mujeres experimentamos lo que es tener la piel seca alguna u otra vez, sobre todo cuando hay cambios de estación. Pero las auténticas pieles secas no entienden de meses, climas o temporadas: lo son de naturaleza. ¿Y cómo es una piel seca?

  • Necesita la aplicación de una loción hidratante después de lavarse o salir de la ducha.
  • Sensación de sequedad al final del día.
  • Se irrita fácilmente con las bajas temperaturas, pero aún más en sitios con la calefacción alta.
  • Aparecen las primeras arrugas y líneas de expresión antes que al resto de pieles.
  • Propensa a escamarse y a no tener brillo, sobre todo en invierno y alrededor de la nariz, los párpados y las mejillas.
  • Tacto seco al despertar, sobre todo si no se ha aplicado una mascarilla hidratante por la noche.
  • Poros diminutos.

¿Qués cosméticos funcionan? Se deben buscar productos específicos que aporten aceites a la dermis. La piel seca está falta de grasas naturales, y necesita recibirla del exterior. Así que apuesta por lociones que aporten el equilibrio de grasa necesario. Apuesta por una hidratante como la Extra Rich Rich Moisturing Cream de Naobay.

3) PIEL SENSIBLE

Este tipo de pieles soportan pocos productos, ya que la mayoría de ellos contienen ingredientes para su conservación que afectan e irritan altamente a las pieles delicadas. Muchas veces se comete el error de pensar que se tiene la piel sensible… cuando quizás sólo hay sensibilidad o intolerancia a un ingrediente concreto. Así pues, ¿cómo es una piel sensible?

  • Sensación de calor y escozor después de lavarla.
  • Reacción e inflamación al probar nuevos tratamientos.
  • Se irrita con facilidad durante ciertos momentos del ciclo menstrual.
  • También puede ser grasa, seca, deshidratada o mixta.
  • La sensibilidad viene y va, hay épocas donde se intensifica, y otras en las que prácticamente desaparece.
  • Suelen aparecer ronchas rojas que escuecen, y que empeoran si se tocan.
  • Presenta mal aspecto después de la ducha.
  • Se quema fácilmente al Sol.

¿Qué cosméticos van bien? Principalmente, la cosmética natural o ecológica, libre de ingredientes químicos que puedan agravar la irritación de la piel. Además, se recomienda que incluyan filtros de protección solar para proteger la dermis de los rayos UVA y UVB. ¿Una recomendación? El sérum regenerador con fotoliasa de Ladival, libre de químicos y con protección solar.

4) PIEL MIXTA

Es el tipo de piel que reina entre las mujeres. Según el clima, nuestro ritmo y estilo de vida, los cambios hormonales o incluso los tratamientos que demos a la piel, ésta reaccionará de un modo u otro. La mayoría de pieles mixtas tienen su origen en una piel sensible que ha recibido demasiados tratamientos agresivos… ¡Así que cuidado! ¿Tu piel es mixta? Lo es sí:

  • Los poros están más dilatados alrededor de la nariz, la frente y la barbilla.
  • Las mejillas no suelen mostrar problemas, aunque pueden presentar una ligera sequedad.
  • La famosa zona T (frente, nariz y barbilla) es grasa y tiende a generar granos o acné, especialmente durante la menstruación, el embarazo o la menopausia.
  • Cuesta encontrar una hidratante que deje el rostro mate y suave.
  • El maquillaje tiende a quebrarse a lo largo del día.

¿Qué cosméticos usar? No te centres únicamente en los productos “para pieles mixtas y grasas”, ya que puede ser que termines resecando la piel. Busca cosméticos que regulen el PH de tu piel y que no contengan ingredientes agresivos, sobre todo huye de los que contengan sulfatos. Limpia correctamente tu piel a diario y exfolia con regularidad para librarla de impurezas. Sin duda, tu mejor aliado es el Absolute Care Gel Cleanser de Unani.

5) PIEL GRASA

Lamentablemente, es la piel más problemática de tratar durante la juventud, pero también es la que envejece más lentamente. Una de cal y otra de arena. Pero que no cunda el pánico, porque aunque cueste, ¡es posible cuidarla! Antes de entrar al detalle, vamos a describirla:

  • Muy brillante.
  • Poros dilatados y fácilmente visibles, normalmente con puntos negros.
  • Tendencia a los granos y al acné.
  • Envejece lentamente y apenas aparecen arrugas.
  • No sufre ni con la ducha ni con el lavado.
  • Sensación aceitosa aunque se haya lavado recientemente.

¿Cómo cuidarla? Aunque se crea lo contrario, las pieles grasas sí aceptan las hidratantes y aceites.

6) PIEL DESHIDRATADA

Generalmente se confunde con la piel seca… pero no tiene nada que ver. A la piel seca le faltan aceites -o grasas-, mientras que lo que le falta a la piel deshidratada es agua. Es una piel que luce mejor en ambientes húmedos y después de salir de la ducha. ¿Qué rasgos la definen?

  • Tendencia a un toco opaco, con apariencia de no tener vida.
  • Finas líneas o arrugas.
  • Lucen un aspecto más brillante y vivo después de salir de la ducha.
  • Sensación de bienestar en habitaciones húmedas.
  • Pide a gritos una loción hidratante al poco de haber salido de la ducha.
  • Se suele escamar y pelar con facilidad cuando se aplica el maquillaje.
  • Sensación de labios secos.

¿Cómo tratarla? Lo mejor es usar productos que incluyan ingredientes humectantes, que aporten mucha agua a la piel, como lo son la glicerina y el ácido hialurónico, ideales para el rostro. Para el cuerpo, apuesta por lociones con ingredientes naturales ricos en agua, como es el caso de las hidratantes corporales de Campos de Ibiza.

¿Lo tienes ahora más claro? En Birchbox encontrarás todo lo necesario para cuidar correctamente tu piel ¡Suscríbete!

Natàlia

4 comentarios Deja un comentario
  • Leodyn

    ¿Hola? La explicación para cuidar pieles grasas es prácticamente inexistente…. gracias por nada

    Respuesta
  • Sandra

    y que crema facial recomendáis para pieles deshidratadas? Es que no se cual probar ya… :(

    Respuesta
  • blanca

    Yo compré la birchbox de mayo y no contenía el gel limpiador facial de Unani, ha habido algún problema?
    Dónde puedo reclamar?

    Respuesta
    • Ariana Argudo

      Hola! Escríbenos a hola@birchbox.es y nos pondremos en contacto contigo. Un saludo!

      Respuesta

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad