Estás en :

¿Qué productos usar en la ducha y cuáles no?

Happy woman with face pack on her face

Muchas veces nos falta tiempo y por eso es muy común aprovechar el momento de la ducha para llevar a cabo la mayoría de cuidados de belleza. La ducha es el espacio idóneo para exfoliar la piel, depilarse o realizar todo tipo de tratamientos específicos. Pero… ¿es correcto? Repasamos algunos de los cosméticos y accesorios de belleza que sí y que no debemos usar en la ducha:

1. Gel de ducha… ¡solo para el cuerpo! Coger la rutina de lavar el rostro con los productos específicos es una de las que más cuesta y la mayoría, más o menos veces, hemos aprovechado la ducha para limpiar la cara con el jabón corporal. Pero esto es un error. La piel de la cara es más delicada y su capa lipídica es inferior a la del cuerpo. Los jabones corporales están formulados para lavar el cuerpo por lo que resultan agresivos para el cutis. Para el rostro usa siempre un limpiador facial, como el gel limpiador Absolute Care Gel Cleanser de Unani.

2. Maquinilla de afeitar. ¿Quién no ha aprovechado el momento ducha para depilarse? Pues cuidado, porque los expertos señalan que rasurar el vello a la vez que cae el agua pude irritar gravemente la piel. Siempre se debe hacer con geles y espumas específicos fuera de la ducha y luego aclarar con agua fría o tibia, nunca caliente.

3. Desodorante. Llevamos haciéndolo mal toda la vida: ducharnos por la mañana y aplicar el desodorante antes de vestirnos no funciona. Debemos hacerlo por la noche y cuando la piel está totalmente seca. La humedad post-ducha dificulta que el producto penetre a las glándulas sudoríperas. Además, durante el sueño la segregación de sudor disminuye y es el momento idóneo para combatir la transpiración del día siguiente.

4. Exfoliante corporal. La mayoría de exfoliantes -menos las fórmulas en gel o cremosas- requieren que la piel esté húmeda antes de aplicarse. Eso no significa que el agua del grifo pueda caer a raudales mientras masajeas la piel, pero sí que el momento de la ducha es el más indicado. Aclara el producto con abundante agua tibia, ni muy fría ni muy caliente, para no dañar la piel.

5. Exfoliante facial. Ya hemos dicho que la piel del rostro es distina a la del cuerpo, así que también necesita un proceso específico de exfoliación. Lo más indicado es usar el exfoliante facial después de la ducha, ya que el vapor del baño ayudará a dilatar los poros. Tras masajear el rostro con el producto es muy importante aclarar con abundante agua fría, ya que así se cerrarán los poros. Te recomendamos el exfoliante La Gommage Visage de Huygens, formulado con ingredientes naturales.

6. Mascarilla facial. Totalmente sí. Y no solo porque aprovecharás el tiempo de la ducha, sino porque los poros se abrirán con el calor y la piel, en generál, absorberá más rápido todos los nutrientes. Ponlo a prueba con la Mascarilla Revitalizante y Reparadora de Thermaliv.

7. Aceite capilar. Aunque lo más común es aplicar el aceite después de la ducha -con la melena húmeda o totalmente seca- para sellar puntas, ¿sabías que es idóneo aplicarlo antes de lavar el cabello? Antes de entrar a la ducha, aplicar una buena cantidad de aceite sobre el pelo seco, mechón a mechón, y masajea cuero cabelludo y puntas. Déjalo actuar unos minutos y, a continuación, lava el cabello según tu forma habitual.

¿Pensando en formar parte de Birchbox? ¡Suscríbete ahora!

Natàlia Capdevila

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad