Estás en :

4 motivos por los que necesitas un tónico en tu rutina facial

Tónico

Gracias a la popularidad de la rutina coreana de 10 pasos, los tónicos faciales están ganando mucha popularidad, y no es para menos. Empecemos por el principio: ¿que es un tónico y cuando se utiliza?

El tónico es un paso intermedio de la rutina facial. Se utiliza tras limpiar el rostro y antes de la hidratación. Si quieres aplicar un sérum, el tónico sería el paso previo y, con su uso, preparas tu piel antes de la hidratación para tratarla en profundidad. Hay una gran variedad de tónicos según las necesidades de la piel: hidratantes, reafirmantes, astringentes, etc., ¡seguro que encuentras el perfecto para tu dermis! Aquí te dejamos 4 motivos por los que no debes olvidar tu tónico:

1. Reequilibra el pH de tu rostro

Es la función original de los tónicos. El pH de nuestra piel suele estar entre 5 y 6, ligeramente acídico. Dado que los jabones son de naturaleza alcalina, el tónico ayuda a reestablecer nuestro pH al nivel habitual. Así nuestra dermis no tiene que hacer esfuerzos extra.

2. Calma y refresca tu piel

Tanto si sufres de rojeces como si el sebo es tu mayor enemigo, los tónicos ayudarán a calmar la piel tras la limpieza. Si al limpiar tu rostro con jabón lo notas tirante, un tónico revitalizante suavizará tu piel, como el de Kueshi que es apto para todo tipo de pieles. Si, en cambio, sufres de acné o tienes la piel mixta/grasa, un tónico astringente ayudará a reducir la producción de sebo y limpiará tus poros en profundidad. En todas las Birchbox de Agosto encontrarás uno u otro según tu perfil de belleza.

3. Limpia en profundidad

A veces limpiar nuestro rostro con desmaquillante y jabón no es suficiente. El tónico ayuda a eliminar cualquier resto de suciedad y deja la piel totalmente limpia. Además ayuda a que el resto de productos de nuestra rutina penetren mejor para una efectividad total.

4. Cierra los poros y protege tu dermis

Si vives en una ciudad, tu rostro está expuesto a la contaminación y suciedad propias de las zonas urbanas. Utilizar un tónico ayuda a cerrar los poros tras la limpieza para reducir la penetración de estos agentes nocivos. También lo protege de otros agentes, como el cloro o los minerales procedentes del agua del grifo.

No te quedes sin tu tónico: ¡Suscríbete a Birchbox y recíbelo con tu cajita de Agosto!

Al hacer click aceptas nuestros Términos y condiciones y nuestra política de privacidad